Las banderas que se levantan por el patrimonio

El Municipio de Guayaquil no tiene una ordenanza ni una dirección que vele por el patrimonio cultural de la ciudad. Pero este 29 de septiembre de 2022, llegó una notificación a Manzana 14 alegando daño al patrimonio porque un pañuelo verde contradecía sus discursos tradicionales. 

JÉSSICA ZAMBRANO

El centro de Guayaquil está inundado de banderas. Banderas patrias. Muchas de ellas sucias, dobladas, gastadas. Otras cuantas, relucientes y bien izadas. Son banderas que intentan representar una identidad.

Este miércoles 28 de septiembre de 2022 se levantó sobre el edificio de la antigua Bolsa de Valores —donde ahora se sitúa Manzana 14, el centro de producción de la Universidad de las Artes— un gran pañuelo verde. Este, más que una bandera, es un elemento que reconoce no solo una identidad, también una búsqueda, un derecho: la lucha de las agrupaciones de mujeres y feministas de Ecuador por el acceso a un aborto libre y seguro.

Esta no es una bandera, porque más que la identidad de un territorio, busca de un país el reconocimiento de los cuerpos que han sido ignorados por sus mandantes.

Manzana 14 antes del mediodía del jueves 29.
Manzana 14 antes del mediodía del jueves 29. Fotografía de Jessica Zambrano

La tela, que se ha trabajado desde el Movimiento de Mujeres Diversas en Resistencia Guayaquil Feminista en diversos encuentros —y que muestra dibujos y frases de distintas mujeres y disidencias— se izó en el centro del edificio patrimonial, en el marco del Día de Acción Global por el Acceso al Aborto Legal y Seguro, que se conmemora desde 1990.

Colgarla en ese edificio es simbólico pues la avenida 9 de Octubre, en el centro de Guayaquil, ha sido el punto de encuentro para diversas marchas y plantones que abogan por los derechos de las mujeres en los últimos años.

A unas cuadras del edificio, en la plaza San Francisco —renombrada como plaza Gavis Moreno desde los feminismos— se realizó horas más tarde un plantón en el que decenas de manifestantes se unieron para gritar consignas, acompañadas de la batucada.

Manzana 14 se encuentra en el centro de Guayaquil. El edificio se encuentra en el inventario patrimonial trabajado por el Instituto Nacional de Patrimonio. Fotografía de Jessica Zambrano
Manzana 14 se encuentra en el centro de Guayaquil. El edificio se encuentra en el inventario patrimonial trabajado por el Instituto Nacional de Patrimonio. Fotografía de Jessica Zambrano

Al día siguiente, la mañana de este 29 de septiembre, llegó una notificación verbal al guardia de turno del edificio. La Dirección de Justicia y Vigilancia del Municipio de Guayaquil, presidida por el abogado Xavier Narváez, solicitó el retiro de la bandera verde, caso contrario «se procederá a fijar una multa». La razón: daña el patrimonio.

El Municipio de Guayaquil tiene ​​entre sus competencias exclusivas «preservar, mantener y difundir el patrimonio arquitectónico, cultural y natural del cantón y construir los espacios públicos para estos fines». Para hacerlo debía crear una ordenanza para protección del patrimonio de la ciudad, así como asignar fondos para ello.

Ninguna de estas acciones se ha ejecutado a pesar de que se transfirió la competencia y el gobierno central destinó fondos para ello, en 2015.

El Municipio de Guayaquil alega no haberlos recibido, según un reporte emitido este año a propósito del daño que presentó un bien patrimonial.

A cambio de la Dirección Patrimonial y la Ordenanza que debía crear, tiene la Unidad Técnica de Patrimonio Cultural, dirigida por quien fue Director de Cultura por casi 30 años, el arquitecto Melvin Hoyos.

Dicha Unidad maneja entre USD 250 y 400 mil anuales y, según declaraciones de Hoyos en un diario de la ciudad, la unidad debería levantar un inventario para salvaguardar los 500 bienes inmuebles considerados patrimoniales que están en el casco urbano, así como los que se encuentran en otras zonas.

A inicios de 2022, una parte de la fachada de la casa Alejandro Pareja Tola, considerada un bien patrimonial de acuerdo con el inventario del Instituto Nacional de Patrimonio, colapsó. A solo cuantas cuadras de Manzana 14, el Municipio cercó sus alrededores, pero no ha tomado acciones para restaurarla.

La fachada de la casa Alejandro Pareja Tola colapsó a inicios de año y no ha tenido intervenciones, a pesar de su valor patrimonial. Fotografía Jessica Zambrano

Un poco más al norte, en la misma avenida hay un terreno vacío. Allí estuvo la Casa Pérez Cereceda, donde por casi 50 años funcionó el restaurante El Caracol Azul, demolida hace poco. En sus exteriores se levanta una tela verde que esconde el sitio vaciado.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Guayaquil 2020 (@guayaquil2020)

A vísperas de la Copa Libertadores que se realizará en la ciudad, la Alcaldía de Guayaquil ha dispuesto pintar los edificios del centro, pero poco se sabe aún de su inventario patrimonial.

Sin embargo, en este caso, que tiene que ver con una bandera asociada a grupos feministas y al tema del aborto, la reacción fue rápida e incluso hubo amenaza de una multa. La tela que colgaba sobre el bien patrimonial fue retirado.

Indómita consultó con el director de la Dirección de Justicia y Vigilancia del Municipio, Xavier Narváez, sobre la justificación que sustenta la orden de retiro que llegó verbalmente a su nombre. Su respuesta fue pedirnos la notificación.

«El argumento del patrimonio siempre es usado para tapar su posición conservadora y para tratar de neutralizar las luchas», opina Ybelice Briceño, quien hace parte del Movimiento de Mujeres Diversas en Resistencia Guayaquil Feminista y trabaja como docente en la UArtes.

En Guayaquil, este tipo de activaciones requieren de permisos, sin embargo, el argumento burocrático de «daño al patrimonio» se repite cuando las mujeres nos manifestamos sobre nuestros cuerpos. Podrían decir que las banderas que quieren mantener izadas no son aquellas que se proclaman por los derechos de las mujeres.

 

  • Periodista. Es ciclista urbana en una ciudad caótica y busca la calma descendiendo a la profundidad del mar. Usa el ciclismo y el buceo a pulmón para hilar sensaciones del cuerpo con historias cotidianas. Desde que practica estos deportes –en los que la mente se involucra mucho más de lo que parece– ha buscado la manera para que su profesión, el periodismo que muchas veces condena a los profesionales a la hostilidad de un espacio laboral, sea también viajar y contar las historias que no se miran desde las ciudades donde –incrédulamente– se cree que todo acontece.

ARTÍCULOS RECOMENDADOS

¿TE PARECIÓ INTERESANTE?

Recibe más noticias así, ¡únete a la comunidad!



    Quiero recibir información
    spot_img

    Las banderas que se levantan por el patrimonio

    ARTÍCULOS RECOMENDADOS

    El Municipio de Guayaquil no tiene una ordenanza ni una dirección que vele por el patrimonio cultural de la ciudad. Pero este 29 de septiembre de 2022, llegó una notificación a Manzana 14 alegando daño al patrimonio porque un pañuelo verde contradecía sus discursos tradicionales. 

    JÉSSICA ZAMBRANO

    El centro de Guayaquil está inundado de banderas. Banderas patrias. Muchas de ellas sucias, dobladas, gastadas. Otras cuantas, relucientes y bien izadas. Son banderas que intentan representar una identidad.

    Este miércoles 28 de septiembre de 2022 se levantó sobre el edificio de la antigua Bolsa de Valores —donde ahora se sitúa Manzana 14, el centro de producción de la Universidad de las Artes— un gran pañuelo verde. Este, más que una bandera, es un elemento que reconoce no solo una identidad, también una búsqueda, un derecho: la lucha de las agrupaciones de mujeres y feministas de Ecuador por el acceso a un aborto libre y seguro.

    Esta no es una bandera, porque más que la identidad de un territorio, busca de un país el reconocimiento de los cuerpos que han sido ignorados por sus mandantes.

    Manzana 14 antes del mediodía del jueves 29.
    Manzana 14 antes del mediodía del jueves 29. Fotografía de Jessica Zambrano

    La tela, que se ha trabajado desde el Movimiento de Mujeres Diversas en Resistencia Guayaquil Feminista en diversos encuentros —y que muestra dibujos y frases de distintas mujeres y disidencias— se izó en el centro del edificio patrimonial, en el marco del Día de Acción Global por el Acceso al Aborto Legal y Seguro, que se conmemora desde 1990.

    Colgarla en ese edificio es simbólico pues la avenida 9 de Octubre, en el centro de Guayaquil, ha sido el punto de encuentro para diversas marchas y plantones que abogan por los derechos de las mujeres en los últimos años.

    A unas cuadras del edificio, en la plaza San Francisco —renombrada como plaza Gavis Moreno desde los feminismos— se realizó horas más tarde un plantón en el que decenas de manifestantes se unieron para gritar consignas, acompañadas de la batucada.

    Manzana 14 se encuentra en el centro de Guayaquil. El edificio se encuentra en el inventario patrimonial trabajado por el Instituto Nacional de Patrimonio. Fotografía de Jessica Zambrano
    Manzana 14 se encuentra en el centro de Guayaquil. El edificio se encuentra en el inventario patrimonial trabajado por el Instituto Nacional de Patrimonio. Fotografía de Jessica Zambrano

    Al día siguiente, la mañana de este 29 de septiembre, llegó una notificación verbal al guardia de turno del edificio. La Dirección de Justicia y Vigilancia del Municipio de Guayaquil, presidida por el abogado Xavier Narváez, solicitó el retiro de la bandera verde, caso contrario «se procederá a fijar una multa». La razón: daña el patrimonio.

    El Municipio de Guayaquil tiene ​​entre sus competencias exclusivas «preservar, mantener y difundir el patrimonio arquitectónico, cultural y natural del cantón y construir los espacios públicos para estos fines». Para hacerlo debía crear una ordenanza para protección del patrimonio de la ciudad, así como asignar fondos para ello.

    Ninguna de estas acciones se ha ejecutado a pesar de que se transfirió la competencia y el gobierno central destinó fondos para ello, en 2015.

    El Municipio de Guayaquil alega no haberlos recibido, según un reporte emitido este año a propósito del daño que presentó un bien patrimonial.

    A cambio de la Dirección Patrimonial y la Ordenanza que debía crear, tiene la Unidad Técnica de Patrimonio Cultural, dirigida por quien fue Director de Cultura por casi 30 años, el arquitecto Melvin Hoyos.

    Dicha Unidad maneja entre USD 250 y 400 mil anuales y, según declaraciones de Hoyos en un diario de la ciudad, la unidad debería levantar un inventario para salvaguardar los 500 bienes inmuebles considerados patrimoniales que están en el casco urbano, así como los que se encuentran en otras zonas.

    A inicios de 2022, una parte de la fachada de la casa Alejandro Pareja Tola, considerada un bien patrimonial de acuerdo con el inventario del Instituto Nacional de Patrimonio, colapsó. A solo cuantas cuadras de Manzana 14, el Municipio cercó sus alrededores, pero no ha tomado acciones para restaurarla.

    La fachada de la casa Alejandro Pareja Tola colapsó a inicios de año y no ha tenido intervenciones, a pesar de su valor patrimonial. Fotografía Jessica Zambrano

    Un poco más al norte, en la misma avenida hay un terreno vacío. Allí estuvo la Casa Pérez Cereceda, donde por casi 50 años funcionó el restaurante El Caracol Azul, demolida hace poco. En sus exteriores se levanta una tela verde que esconde el sitio vaciado.

     

    Ver esta publicación en Instagram

     

    Una publicación compartida de Guayaquil 2020 (@guayaquil2020)

    A vísperas de la Copa Libertadores que se realizará en la ciudad, la Alcaldía de Guayaquil ha dispuesto pintar los edificios del centro, pero poco se sabe aún de su inventario patrimonial.

    Sin embargo, en este caso, que tiene que ver con una bandera asociada a grupos feministas y al tema del aborto, la reacción fue rápida e incluso hubo amenaza de una multa. La tela que colgaba sobre el bien patrimonial fue retirado.

    Indómita consultó con el director de la Dirección de Justicia y Vigilancia del Municipio, Xavier Narváez, sobre la justificación que sustenta la orden de retiro que llegó verbalmente a su nombre. Su respuesta fue pedirnos la notificación.

    «El argumento del patrimonio siempre es usado para tapar su posición conservadora y para tratar de neutralizar las luchas», opina Ybelice Briceño, quien hace parte del Movimiento de Mujeres Diversas en Resistencia Guayaquil Feminista y trabaja como docente en la UArtes.

    En Guayaquil, este tipo de activaciones requieren de permisos, sin embargo, el argumento burocrático de «daño al patrimonio» se repite cuando las mujeres nos manifestamos sobre nuestros cuerpos. Podrían decir que las banderas que quieren mantener izadas no son aquellas que se proclaman por los derechos de las mujeres.

     

    • Periodista. Es ciclista urbana en una ciudad caótica y busca la calma descendiendo a la profundidad del mar. Usa el ciclismo y el buceo a pulmón para hilar sensaciones del cuerpo con historias cotidianas. Desde que practica estos deportes –en los que la mente se involucra mucho más de lo que parece– ha buscado la manera para que su profesión, el periodismo que muchas veces condena a los profesionales a la hostilidad de un espacio laboral, sea también viajar y contar las historias que no se miran desde las ciudades donde –incrédulamente– se cree que todo acontece.

    ¿TE PARECIÓ INTERESANTE?

    Recibe más noticias así, ¡únete a la comunidad!



      Quiero recibir información
      spot_img