Perreodismo: Bad Bunny lo hizo de nuevo

Bad Bunny utiliza su plataforma y su voz para la denuncia política, lo que tiene un peso simbólico muy fuerte en la historia de Puerto Rico y su relación con Estados Unidos. Ya lo había hecho antes en conciertos y protestas, pero esta vez innova dando espacio —en uno de sus videos musicales— a una periodista para difundir un reportaje de investigación sobre la isla; y dando paso al perreodismo.

VALESKA CHIRIBOGA

Puerto Rico es el hogar del reguetón. Esa pequeña isla vio nacer a cantantes como Tego Calderón, Vico C, Ivy Queen, Chencho Corleone, Residente, Villano Antillano, entre otrxs representantes del género. Puerto Rico es también el hogar de Benito Martínez Ocasio, más conocido como Bad Bunny. 

Bad Bunny ha revolucionado la industria del reguetón. En 2020, fue el primer artista latino urbano en ser portada de Rolling Stone. Ese mismo año fue además catalogado como una de las 100 personas más influyentes, según la revista Time, y la publicación musical Pitchfork lo incluyó en la lista de los 200 artistas más influyentes de los últimos 25 años.

Benito hace historia. El 28 de agosto de 2022 fue el primer cantante de habla hispana en ganar la categoría Artista del Año en los premios VMA de MTV. 

Pero, ¿qué ha hecho Bad Bunny para ser uno de los artistas contemporáneos más influyentes en la industria musical e incluso de la coyuntura política de Puerto Rico?

El 16 de septiembre de 2022, Bad Bunny publicó en su canal de YouTube el video de la canción El Apagón, parte de Un Verano Sin Ti, su último álbum, lanzado en mayo de 2022. El Apagón es una canción de denuncia social de la situación política de Puerto Rico. Pero esto no es nuevo para él. Bad Bunny venía participando en denuncias sociales y políticas en su natal Puerto Rico mucho antes de El Apagón. En 2019, fue parte activa de las multitudinarias protestas en Puerto Rico —junto a otros artistas como Ricky Martin, Nicky Jam, Daddy Yankee y Residente— que finalizaron con la renuncia del exgobernador Ricardo Rosselló. La crisis política que llevó a la participación de los artistas y a la población puertorriqueña tenía que ver con la filtración de chats de Rosselló, en los que emitía comentarios misóginos, homofóbicos y burlas hacia las víctimas del huracán María en 2017.

Desde entonces, Bad Bunny ha reivindicado el ser de Puerto Rico a través de su alcance , con canciones como P FKN R, que habla sobre haber nacido en Puerto Rico, cómo él es respetado en los barrios y caseríos de la isla, y narra la problemática de la criminalización de los artistas puertorriqueños por cantar reguetón. 

También ha participado abiertamente en la opinión pública sobre la situación política de la isla, como en la entrevista con el Youtuber Ibai en la que cuenta sobre Puerto Rico como el país que lo vio nacer y al que le debe su éxito. Ha aprovechado sus conciertos como plataforma política para hablar de los temas que lo convocan, como lo hizo en 2020 con el asesinato de Alexa, una mujer transgénero puertorriqueña. Cuando recibió su premio a artista del Año en los premios VMA, dijo: «Siempre creí desde el principio que yo podía llegar a ser grande, que yo podía llegar a ser una de las estrellas más grandes del mundo sin tener que cambiar mi cultura, mi lengua, mi idioma, mi jerga. Yo soy Benito Antonio Martínez de Puerto Rico para el mundo entero». 

Además, hace unos meses, antes de iniciar su gira World Hottest Tour, aunque no estaba planificado, incluyó tres conciertos en distintos días en Puerto Rico. Estos fueron transmitidos en vivo de manera gratuita por televisión nacional. En su último álbum, Un Verano Sin Ti, todas las colaboraciones son con artistas de Puerto Rico o de ascendencia puertorriqueña. 

Con el video de El Apagón Bad Bunny hizo nuevamente historia. El clip se convierte en el docurreportaje Aquí Vive Gente, producido e investigado por la periodista boricua Bianca Graulau. La investigación periodística presenta las problemáticas de privatización, gentrificación y ocupación ilegal de poderosos grupos económicos estadounidenses que han hecho de Puerto Rico una isla explotada a costa de intereses económicos. 

El documental cuenta las historias de puertorriqueñxs amenazados de desalojo de sus hogares por la construcción de inmobiliarios gringos. A través de la Ley para Incentivar el Traslado de Individuos Inversionistas a Puerto Rico —conocida como Ley 22—, existen incentivos fiscales que permiten a ciudadanos estadounidenses invertir en Puerto Rico sin pagar impuestos y mudarse a la isla; lo que, traducido, es una forma de motivar la gentrificación. Así, la Ley 22 ha llevado a más de 600 escuelas públicas a cerrar en los últimos diez años para la construcción de edificios para extranjeros.

Las inversiones extranjeras han causado que los propios residentes no puedan acceder a viviendas públicas, y por ende, el costo de la vida se vuelve muy alto para la población nativa, causando el desplazamiento forzado de sus propios barrios. Existen más de 3,000 personas que se benefician de la Ley 22 y que no pagan impuestos. Desde 2018, los beneficiarios de la Ley 22 han comprado al menos 28 propiedades solamente en el barrio de Puerta de Tierra, en San Juan.

El reportaje también expone la privatización ilegal de las playas de Puerto Rico a sus propios nativos debido a la construcción de mansiones y hoteles de lujo para extranjeros, principalmente estadounidenses. Las playas en Puerto Rico son recursos públicos, y el ingreso debería ser para todxs. 

Bad Bunny creó una nueva forma de visibilización social, mezclando el reguetón y el periodismo: lo que Internet bautizó como perreodismo. Al permitir que el clip de una de sus canciones, de su álbum Un Verano Sin Ti, que ya superó las 2,000 millones de reproducciones en Spotify, sea el canal de denuncia para que una periodista pueda contar al mundo la situación de desigualdad que se vive en la isla.

La problemática de privatización y gentrificación tiene una razón estructural: los intereses económicos están respaldados por quienes gobiernan Puerto Rico. Por ejemplo, Rafael Hernández, actual presidente de la Cámara de Representantes, es uno de los políticos que ha recibido donaciones de los empresarios beneficiarios de la Ley 22, tal como lo recoge el documental. En los últimos tres años, los beneficiarios han donado más de USD 240,000 al Gobernador y a los líderes de la legislatura de Puerto Rico. 

Esta nueva forma de despojo de los territorios y comunidades no pasa solo en Puerto Rico. Es una realidad que comparten muchos países latinoamericanos, especialmente ciudades empobrecidas, como Guayaquil. Esta manifestación del colonialismo ejercida por quienes toman las decisiones y mantienen la explotación de los recursos para su enriquecimiento, encuentra similitudes con la economía de plantación que, a finales del siglo 19, permitió a las azucareras estadounidenses apoderarse de las tierras de Puerto Rico. 

No es coincidencia que un país con estos niveles de desigualdad causada por los más ricos, sea también el hogar del reguetón. En los años 90, el reguetón nació como un género únicamente escuchado, producido y conocido en los barrios y caseríos más pobres de Puerto Rico. El arte y la música suelen ser expresiones ligadas íntimamente a los momentos político-culturales. Por ejemplo, en la década de los 70 el hip hop nació en los barrios pobres de Estados Unidos —como el sur del Bronx y Harlem— producida y escuchada por afroamericanos y puertorriqueños residentes en Nueva York. Al igual que el reguetón, se originó como una subcultura y una forma de las juventudes de responder a las desigualdades y escasez de recursos en los barrios

Benito está haciendo historia, no solo al reivindicar sus orígenes, también al mostrar la desigualdad de su país, a quiénes y qué países les beneficia que Puerto Rico se mantenga en la desigualdad, y al usar su plataforma y su voz para que el mundo sepa lo que viven lxs ciudadanxs en la isla. 

Visibilizar las realidades que atraviesan los países hispanohablantes permite entender las causas estructurales de la desigualdad y las lógicas del poder económico cuando se trata de la explotación de recursos.

Cuando hablamos de Bad Bunny, hablamos de Puerto Rico, de la capital del perreo, de resistencia, de una isla que lucha día a día para sobrevivir frente al desplazamiento forzado.

Que se vayan ellos. Y que siempre tengamos a Bad Bunny.

ARTÍCULOS RECOMENDADOS

¿TE PARECIÓ INTERESANTE?

Recibe más noticias así, ¡únete a la comunidad!



    Quiero recibir información
    spot_img

    Perreodismo: Bad Bunny lo hizo de nuevo

    ARTÍCULOS RECOMENDADOS

    Bad Bunny utiliza su plataforma y su voz para la denuncia política, lo que tiene un peso simbólico muy fuerte en la historia de Puerto Rico y su relación con Estados Unidos. Ya lo había hecho antes en conciertos y protestas, pero esta vez innova dando espacio —en uno de sus videos musicales— a una periodista para difundir un reportaje de investigación sobre la isla; y dando paso al perreodismo.

    VALESKA CHIRIBOGA

    Puerto Rico es el hogar del reguetón. Esa pequeña isla vio nacer a cantantes como Tego Calderón, Vico C, Ivy Queen, Chencho Corleone, Residente, Villano Antillano, entre otrxs representantes del género. Puerto Rico es también el hogar de Benito Martínez Ocasio, más conocido como Bad Bunny. 

    Bad Bunny ha revolucionado la industria del reguetón. En 2020, fue el primer artista latino urbano en ser portada de Rolling Stone. Ese mismo año fue además catalogado como una de las 100 personas más influyentes, según la revista Time, y la publicación musical Pitchfork lo incluyó en la lista de los 200 artistas más influyentes de los últimos 25 años.

    Benito hace historia. El 28 de agosto de 2022 fue el primer cantante de habla hispana en ganar la categoría Artista del Año en los premios VMA de MTV. 

    Pero, ¿qué ha hecho Bad Bunny para ser uno de los artistas contemporáneos más influyentes en la industria musical e incluso de la coyuntura política de Puerto Rico?

    El 16 de septiembre de 2022, Bad Bunny publicó en su canal de YouTube el video de la canción El Apagón, parte de Un Verano Sin Ti, su último álbum, lanzado en mayo de 2022. El Apagón es una canción de denuncia social de la situación política de Puerto Rico. Pero esto no es nuevo para él. Bad Bunny venía participando en denuncias sociales y políticas en su natal Puerto Rico mucho antes de El Apagón. En 2019, fue parte activa de las multitudinarias protestas en Puerto Rico —junto a otros artistas como Ricky Martin, Nicky Jam, Daddy Yankee y Residente— que finalizaron con la renuncia del exgobernador Ricardo Rosselló. La crisis política que llevó a la participación de los artistas y a la población puertorriqueña tenía que ver con la filtración de chats de Rosselló, en los que emitía comentarios misóginos, homofóbicos y burlas hacia las víctimas del huracán María en 2017.

    Desde entonces, Bad Bunny ha reivindicado el ser de Puerto Rico a través de su alcance , con canciones como P FKN R, que habla sobre haber nacido en Puerto Rico, cómo él es respetado en los barrios y caseríos de la isla, y narra la problemática de la criminalización de los artistas puertorriqueños por cantar reguetón. 

    También ha participado abiertamente en la opinión pública sobre la situación política de la isla, como en la entrevista con el Youtuber Ibai en la que cuenta sobre Puerto Rico como el país que lo vio nacer y al que le debe su éxito. Ha aprovechado sus conciertos como plataforma política para hablar de los temas que lo convocan, como lo hizo en 2020 con el asesinato de Alexa, una mujer transgénero puertorriqueña. Cuando recibió su premio a artista del Año en los premios VMA, dijo: «Siempre creí desde el principio que yo podía llegar a ser grande, que yo podía llegar a ser una de las estrellas más grandes del mundo sin tener que cambiar mi cultura, mi lengua, mi idioma, mi jerga. Yo soy Benito Antonio Martínez de Puerto Rico para el mundo entero». 

    Además, hace unos meses, antes de iniciar su gira World Hottest Tour, aunque no estaba planificado, incluyó tres conciertos en distintos días en Puerto Rico. Estos fueron transmitidos en vivo de manera gratuita por televisión nacional. En su último álbum, Un Verano Sin Ti, todas las colaboraciones son con artistas de Puerto Rico o de ascendencia puertorriqueña. 

    Con el video de El Apagón Bad Bunny hizo nuevamente historia. El clip se convierte en el docurreportaje Aquí Vive Gente, producido e investigado por la periodista boricua Bianca Graulau. La investigación periodística presenta las problemáticas de privatización, gentrificación y ocupación ilegal de poderosos grupos económicos estadounidenses que han hecho de Puerto Rico una isla explotada a costa de intereses económicos. 

    El documental cuenta las historias de puertorriqueñxs amenazados de desalojo de sus hogares por la construcción de inmobiliarios gringos. A través de la Ley para Incentivar el Traslado de Individuos Inversionistas a Puerto Rico —conocida como Ley 22—, existen incentivos fiscales que permiten a ciudadanos estadounidenses invertir en Puerto Rico sin pagar impuestos y mudarse a la isla; lo que, traducido, es una forma de motivar la gentrificación. Así, la Ley 22 ha llevado a más de 600 escuelas públicas a cerrar en los últimos diez años para la construcción de edificios para extranjeros.

    Las inversiones extranjeras han causado que los propios residentes no puedan acceder a viviendas públicas, y por ende, el costo de la vida se vuelve muy alto para la población nativa, causando el desplazamiento forzado de sus propios barrios. Existen más de 3,000 personas que se benefician de la Ley 22 y que no pagan impuestos. Desde 2018, los beneficiarios de la Ley 22 han comprado al menos 28 propiedades solamente en el barrio de Puerta de Tierra, en San Juan.

    El reportaje también expone la privatización ilegal de las playas de Puerto Rico a sus propios nativos debido a la construcción de mansiones y hoteles de lujo para extranjeros, principalmente estadounidenses. Las playas en Puerto Rico son recursos públicos, y el ingreso debería ser para todxs. 

    Bad Bunny creó una nueva forma de visibilización social, mezclando el reguetón y el periodismo: lo que Internet bautizó como perreodismo. Al permitir que el clip de una de sus canciones, de su álbum Un Verano Sin Ti, que ya superó las 2,000 millones de reproducciones en Spotify, sea el canal de denuncia para que una periodista pueda contar al mundo la situación de desigualdad que se vive en la isla.

    La problemática de privatización y gentrificación tiene una razón estructural: los intereses económicos están respaldados por quienes gobiernan Puerto Rico. Por ejemplo, Rafael Hernández, actual presidente de la Cámara de Representantes, es uno de los políticos que ha recibido donaciones de los empresarios beneficiarios de la Ley 22, tal como lo recoge el documental. En los últimos tres años, los beneficiarios han donado más de USD 240,000 al Gobernador y a los líderes de la legislatura de Puerto Rico. 

    Esta nueva forma de despojo de los territorios y comunidades no pasa solo en Puerto Rico. Es una realidad que comparten muchos países latinoamericanos, especialmente ciudades empobrecidas, como Guayaquil. Esta manifestación del colonialismo ejercida por quienes toman las decisiones y mantienen la explotación de los recursos para su enriquecimiento, encuentra similitudes con la economía de plantación que, a finales del siglo 19, permitió a las azucareras estadounidenses apoderarse de las tierras de Puerto Rico. 

    No es coincidencia que un país con estos niveles de desigualdad causada por los más ricos, sea también el hogar del reguetón. En los años 90, el reguetón nació como un género únicamente escuchado, producido y conocido en los barrios y caseríos más pobres de Puerto Rico. El arte y la música suelen ser expresiones ligadas íntimamente a los momentos político-culturales. Por ejemplo, en la década de los 70 el hip hop nació en los barrios pobres de Estados Unidos —como el sur del Bronx y Harlem— producida y escuchada por afroamericanos y puertorriqueños residentes en Nueva York. Al igual que el reguetón, se originó como una subcultura y una forma de las juventudes de responder a las desigualdades y escasez de recursos en los barrios

    Benito está haciendo historia, no solo al reivindicar sus orígenes, también al mostrar la desigualdad de su país, a quiénes y qué países les beneficia que Puerto Rico se mantenga en la desigualdad, y al usar su plataforma y su voz para que el mundo sepa lo que viven lxs ciudadanxs en la isla. 

    Visibilizar las realidades que atraviesan los países hispanohablantes permite entender las causas estructurales de la desigualdad y las lógicas del poder económico cuando se trata de la explotación de recursos.

    Cuando hablamos de Bad Bunny, hablamos de Puerto Rico, de la capital del perreo, de resistencia, de una isla que lucha día a día para sobrevivir frente al desplazamiento forzado.

    Que se vayan ellos. Y que siempre tengamos a Bad Bunny.

    ¿TE PARECIÓ INTERESANTE?

    Recibe más noticias así, ¡únete a la comunidad!



      Quiero recibir información
      spot_img